Inmigrantes, Sindicalistas y Ocupas Toman Calles de Nueva York el Primero de Mayo

Miles de sindicalistas de diversos gremios, ocupas de Wall Street, músicos, maestros y estudiantes, así como representantes –principalmente- de los inmigrantes tomaron las calles de Nueva York para fijar el Primero de Mayo como Día Internacional del Trabajo en Estados Unidos también, con cuatro reivindicaciones:
> Derechos salariales y laborales para hombres y mujeres por igual;
> Legalización a los indocumentados;
> Rechazo a pagar la debacle de la banca
> y Denuncia a los responsables de la crisis financiera que azota al país, declaró a Noticiero Latino Víctor Toro, reconocido e infatigable luchador social y uno de los organizadores de la marcha-protesta.


El también fundador del grupo revolucionario chileno, MIR, encarcelado y torturado por la dictadura de Pinochet, habló del acuerdo unitario que dio origen a “esta gran manifestación”, la mayor sin duda aquí en la ciudad de Nueva York desde las marchas del 2006 por la reforma migratoria. Dijo que se trató de “un acuerdo unitario” entre los inmigrantes de la Coalición 1º de Mayo y otras organizaciones; los sindicatos, entre otros de la salud (1199), educación y transportes, y los ‘ocupas’ de Wall Street.

Entre otros de los planes que la marcha perseguía era el de echar a andar en Estados Unidos el Día Internacional del Trabajo, “que se declare el 1º de Mayo como el verdadero día del trabajo para la clase obrera, para hombres y mujeres y todos los explotados en Estados Unidos que han estado negados desde el año de 1866”, cuando los obreros de Chicago demandaron las ocho horas de la jornada laboral para los trabajadores y fueron condenados a muerte.

“Ahora bien, las reivindicaciones de los inmigrantes han estado opacadas por la tremenda propaganda efectiva de los otros grupos con los cuales estamos unidos”, es decir, el movimiento de Ocupa Wall Street. Y es que en casi todos los medios de comunicación de Nueva York, con una visible excepción ( Democracy Now), los titulares de la media en general propagaron la idea de que esta marcha había sido organizada por el movimiento también llamado del ‘99%’, lo que fue incorrecto “aunque entendible por el poder de seducción que ejerce sobre la media dicho movimiento”, que en esta oportunidad volvió de manera contundente a las calles.

Desde tempranas horas de la mañana se realizó una reunión para diseñar rutas alternas y estrategias, en Bryant Park, una plaza del Midtown, desde donde se marchó a la legendaria plaza Union Square, que fue el punto de reunión y partida hacia Wall Street, una vez llegadas las distintas marchas organizadas en varios condados de la ciudad.

Ya sobre la avenida Broadway, rumbo al sur de Manhattan, el activista William Camacaro dijo al Noticiero que a él le pareció una marcha extraordinaria, “porque por primera vez diferentes grupos con diferencias ideológicas abismales se han unificado en torno a una sola causa, que es la cuestión del trabajador… que viene siendo golpeado desde hace más de 20 años acá en Estados Unidos”.

Camacaro coincide con muchos entrevistados que afirman que los contingentes de los ocupas y los inmigrantes no se entienden muy bien:
“No se entienden, pero por lo menos llegaron a un acuerdo: Vamos a tratar de hacer una protesta conjunta, que no se había hecho antes”.
Él agregó que como latinoamericanos habría que entender algo: “Tenemos que dejarle el protagonismo a los anglosajones, porque mediáticamente es más efectivo cuando tú ves que en los medios de comunicación un blanco anglosajón está siendo agredido por la policía; es más efectivo que cuando tú ves a un negro, o a un hispano, a un mexicano”, y agregó que entre otras de las razones es “porque nosotros ya estamos acostumbrados a eso: a que nos golpeen, a que nos segreguen, que nos aíslen, que nos encarcelen”. Pero ahora la cosa es diferente, continúa, “ahora son los blancos los que están siendo encarcelados, brutalizados por la policía, y eso afecta a la sociedad norteamericana anglosajona. Y esa es la sociedad que tiene que movilizarse en este momento, y que tiene que ver cómo funciona el sistema; porque son ellos los que entienden el engranaje, a nosotros no nos ponen atención en lo más mínimo”.

Camacaro sostiene que “el papel de los inmigrantes en este contexto de lucha debe ser totalmente de apoyo a la comunidad anglosajona, al movimiento de Ocupa Wall St., y tratar de mover ese movimiento más hacia la izquierda”, cualquier cosa que eso signifique.

Ramón Gutiérrez y Ana María Arias dos jóvenes estudiantes miembros del grupo de los ocupas, dijeron por su parte que los indignados no entienden a los inmigrantes, por la falta de unidad entre estos últimos.

Ramón:
“Ahí es donde no hay conexión, los ocupas no hablan de los inmigrantes porque estos no dejan de llegar todos los días a este país, y no los entienden porque los inmigrantes no están lo suficientemente unidos como para hacer un sólido reclamo que sea escuchado por el ‘99%”. Claro que las cosas han cambiado, y este acuerdo con sindicatos e inmigrantes, que es el comienzo de una estrategia unificadora de los sectores oprimidos parece demostrarlo.

María:
“Lo que se tiene que hacer es educar a los nuestros y a los gringos, principalmente; porque no entienden que muchos de los inmigrantes vienen acá no porque quieren; no porque quieren dejar a su país y a su familia, no porque quieren poner su vida en peligro al cruzar ilegalmente la frontera…, sino porque no tienen opción, porque el capitalismo no deja que la gente pueda vivir una vida con dignidad en sus respectivos países. Esto es el inicio de algo que va a tomar algún tiempo; no vamos a ver resultados de la noche a la mañana, es apenas el principio de un movimiento más grande”.

Lo cierto es que no hubo un contingente grande de inmigrantes indocumentados, sino pequeñas representaciones, y muchos líderes; la más notable la representación de Freehold, Nueva Jersey, aunque hubo como dice Víctor Toro, muchos oradores de esta comunidad; los otros inmigrantes que se hicieron presentes ayer en la marcha estuvieron diluidos entre las filas del sindicalismo y los ocupas, entre los estudiantes y los maestros, y alguno que otro profesionista que, como suele suceder, se movilizan aparte.

Melisa García Veles, del Concejo Estatal de Liderazgo Estudiantil de Nueva York estuvo también presente en la tumultuosa manifestación; dijo que asistió a la marcha en representación de los jóvenes estudiantes indocumentados que luchan por sus derechos. Ella abundó sobra la falta de una verdadera compresión entre los inmigrantes y los ocupas. “Yo me acuerdo, aunque estaba muy pequeña, de las grandes movilizaciones de los inmigrantes en el 2006; de hecho ellos fueron los primeros en ocupar las calles y en tratar de reivindicar el Primero Mayo” como el Día Internacional del Trabajo en EU.

Agregó que cuando empezó el movimiento Ocupa Wall St., “muchos nos venían a decir a nosotros que nos regresáramos a nuestros países, que por qué estábamos aquí pidiendo derechos que no nos pertenecían; pero lo que no entienden es que nosotros estamos aquí por las políticas de Estados Unidos en nuestros países, que nos han hecho inmigrar desafortunadamente… muchos hasta dicen que nosotros estamos quitándoles el trabajo, porque desconocen la historia y las leyes de este país”.

 

Melisa García dijo por cierto que en estos momentos ellos están luchando y cabildeando ante los congresistas estatales republicanos para convencerlos de que aprueben una legislación sobre el Dream Act, que el propio concejo estudiantil redactó y sometió a la legislatura, “donde va a ser más fácil que pase nuestra propuesta de ley, pero es en el Senado donde va a ser más difícil, porque esa cámara está dominada por republicanos”. Agregó que tienen hasta el mes de junio, “que es cuando termina esta legislatura y cuando se aprueban más leyes”.

Eso sí, como es característico de Nueva York, la marcha estuvo amenizada por muchos grupos de música, entre los más sonoros quizás fue el de los agremiados al sindicato de músicos de jazz, que no dejaron de tocar durante todo el recorrido.


Y otra característica también de esta ciudad fue la represión de la policía; que además de golpear arrestó a 48 manifestantes según la televisión pública, o 30 según The New York Times.

Fotos:Claudia Villegas y MVG

Marco Vinicio González - Noticiero Latino, Nueva York, 2 de mayo de 2012
© 2012 Radio Bilingüe, Inc.