Inicio

Lecciones Imperecederas (1)

Los marxista-leninistas y las masas obreras conscientes de todo el orbe celebran con indescriptible regocijo en este mes el 60 aniversario de la gloriosa Revolución Socialista de Octubre. La efeméride encierra una extraordinaria trascendencia. Trae a la memoria, corno es profusamente sabido, la fecha en que el partido de la clase obrera de Rusia, capitaneado por Lenin, derroca a la burguesía dominante y, sobre las ruinas de la sociedad explotadora, implanta el primer Poder socialista que logra consolidarse.

Ya antes, en 1871, el proletariado había intentado "tomar por asalto el cielo", según la expresión de Marx acerca de la Comuna de París. En aquella ocasión el intento de instaurar el dominio obrero sobrevivió escasamente dos meses, ante la feroz arremetida de la confabulación de los capitalistas europeos. El experimento, sin embargo, no fue del todo fallido. Con la Comuna el marxismo desentrañó uno de los fundamentos medulares de la revolución del proletariado, el de que al triunfar no puede apoderarse de la vieja máquina estatal existente y ponerla a su servicio, sino que debe demolerla y sustituirla por otra nueva, por el Estado de los trabajadores, que es el comienzo de la extinción de todo tipo de Estado. Para garantizar el éxito, construir el socialismo y preparar el tránsito a la sociedad comunista, ha de cambiarse de la forma más completa y radical la dictadura de la burguesía por la dictadura del proletariado. Históricamente la clase obrera ya había aprendido cómo hacerlo y contaba para ello con un modelo vivo, la escuela de los comuneros de París. Empero, mediarían 46 años de agudas contiendas para que se presentara otra oportunidad tan clara de "asaltar el cielo".

Poderosos obstáculos tendrían que ser superados: encontrar la salida acertada a los múltiples problemas surgidos en la distinta situación, y especialmente desenmascarar y derrotar el ala oportunista prevaleciente de la socialdemocracia internacional que revisaba el marxismo, se plegaba a la burguesía y envilecía el espíritu revolucionario de la masa obrera. VIadimir Ilich Lenin, el gran maestro del proletariado, echó sobre sus hombros esta monumental empresa y la llevó a cabo genialmente. Rescató a Marx y a Engels de manos de sus falsificadores y desarrolló el marxismo con las conclusiones teóricas sacadas del análisis de la transición del capitalismo de libre competencia al capitalismo monopolista, o imperialismo, su última fase de descomposición y agonía, antesala de la revolución socialista. Enfatizó primordialmente sobre la ley inexorable del imperialismo de depender cada vez más para su supervivencia del saqueo de los países atrasados y sometidos y sobre su naturaleza guerrerista, derivada del afán irresistible de aumentar sus colonias y, de desalojar a sus competidores. Caló certeramente y explicó en decenas de sus obras la debilidad estratégica del imperialismo a pesar de su apariencia omnipotente, señalando la constante de que siempre que éste se embarca en la aventura de la guerra termina ahondando sus contradicciones y vulnerando sus fuerzas. Apoyándose en el fenómeno del desarrollo desigual económico y político del capitalismo, fenómeno mucho más agudo en la etapa imperialista, elaboró, contra la creencia gestada en circunstancias anteriores diferentes, la importantísima tesis de que el socialismo conseguirá imperar en uno o en unos cuantos países, mientras los demás seguirán siendo, durante algún tiempo, burgueses o preburgueses. El estallido de la Revolución Socialista de Octubre vino a corroborar ésta y las otras predicciones magistrales de Lenin.

Si echamos una ojeada global al desenvolvimiento de las sociedades, observaremos cómo la historia marcha en un sentido ascendente. Desde la aparición de la división entre poseedores y desposeídos, amos y esclavos, explotadores y explotados, y a través de cruentas y prolongadas luchas de clase, el hombre ha pasado sucesivamente del esclavismo al feudalismo y de éste al capitalismo. Han sido saltos adelante de enorme significación que han redundado en pro del progreso y de la ciencia. Con la Revolución de Octubre se inicia el proceso de la transición del capitalismo al socialismo. De ahí la repercusión sin par de este acontecimiento que inaugura una era mucho más brillante, no comparable con las precedentes, ya que permite el advenimiento de la única sociedad que cifra la razón de su existencia en el empeño de abolir todo tipo de explotación, y, por lo tanto, tiende naturalmente a acabar las clases y la lucha de clases. Ello se debe a que por primera vez los artífices de las transformaciones sociales no son los explotadores, sino los esclavos modernos, el proletariado.

La burguesía declina hacia su perdición definitiva, mientras los trabajadores son los héroes del día, cuya misión coincide con las grandes tareas renovadoras de la época y con los anhelos de la abrumadora mayoría de la población. Como sepultureros del imperialismo, los obreros tienen el encargo de derrumbar la dominación burguesa en las repúblicas capitalistas desarrolladas; alcanzar la liberación nacional y perseverar en la autodeterminación de los pueblos de las colonias y neocolonias, y por doquier preparar el terreno para imponer el socialismo o afianzarlo donde esté establecido. En los países en los cuales persiste el semifeudalismo y se combate por la independencia de la nación, la clase obrera se alía con el campesinado y demás fuerzas antifeudales y patrióticas, incluso con las capas progresistas de la burguesía que colaboran con el programa nacional y democrático de la revolución, precaviéndose de ejercer correctamente la dirección en la alianza y de no hacer concesiones de principio. Esto es posible porque en las condiciones universales reinantes, las luchas revolucionarias, democráticas y de avanzada coadyuvan a la causa del proletariado, y éste las respalda y se esfuerza en profundizarlas y encauzarlas a favor de sus objetivos finales. En la era de la revolución socialista mundial el movimiento liberador de las naciones sojuzgadas hace parte integrante de aquella y la clase obrera internacional lo conduce a su conquista más completa, con miras a propiciar la voluntaria relación de los países, sobre la base del mutuo respeto y del beneficio recíproco, sin lo cual el socialismo sería una grotesca mascarada.

El ejemplo de la emancipación rusa, agigantado con los años, constituye la meta suprema de las masas trabajadoras del globo. Mao Tsetung recuerda que la revolución china representa la prolongación de la victoria socialista de 1917. De la misma manera, el resto de repúblicas desgajadas del podrido tronco imperialista reafirma la aplicabilidad perdurable de los grandiosos postulados de Octubre. Es la esplendorosa confirmación de la coherencia y desarrollo del marxismo que, como arma ideológica invencible de la clase obrera, antes que perder lozanía se proyecta vigoroso hacia el porvenir.

No obstante la permanente validez de las apreciaciones de Marx y Engels, algunas de ellas con más de siglo y cuarto de vigencia, su doctrina no ha permanecido estática sino que se enriquece a medida que la práctica social ha ido descubriendo nuevos asuntos por solucionar. Stalin indicó con agudeza que "el leninismo es el marxismo de la época del imperialismo y de la revolución proletaria". Desaparecido Lenin, a Mao Tsetung le correspondió, además de sus incontables aportes hechos al marxismo-leninismo en todos los aspectos, atender y resolver una cuestión fundamental: la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado. Partiendo de las advertencias de los esclarecidos ideólogos de la revolución obrera y sintetizando las experiencias de China y en especial la del ulterior desenlace negativo de la Unión Soviética, que después de ser el primer Estado proletario se transmutó con Kruschev y sus sucesores en una nación socialimperialista, Mao enseña que el socialismo abarca un período bastante largo en el cual todavía no son eliminadas las clases ni la lucha de clases, ni desaparece el peligro tanto de la restauración del capitalismo como de la agresión externa imperialista. Durante este período hay que insistir en la dictadura del proletariado sobre la burguesía y efectuar revoluciones cada vez que ésta hace carrera dentro de la sociedad socialista y usurpa las posiciones claves del Poder.

El prestigio del marxismo es tal que muchos de sus encarnizados opositores han optado por declararse partidarios suyos con el objeto de mellar su filo. Tan repetido es el caso, que desde los tiempos de Lenin, estos contrincantes solapados configuran la principal amenaza contra la revolución y reciben el mote de revisionistas. Combaten veladamente con los argumentos más impúdicos la justa idea de que el proletariado está obligado a utilizar la violencia revolucionaria contra la violencia contrarrevolucionaria, si aspira a romper los grilletes de la esclavitud y levantar su dictadura de clase. Los marxista-leninistas saben que la "transición pacífica" de un régimen social a otro seguirá siendo una cosa rara, y que sin la creación de un ejército propio el proletariado no tendrá esperanzas de redención. La insurrección armada les dio la supremacía real a los obreros y campesinos de los soviets de Petrogrado, de Moscú y de Rusia entera. Los auténticos comunistas no permitirán que ésta ni ninguna de las imperecederas lecciones de la Revolución de Octubre sean escamoteadas.

La batalla ideológica y política permanente contra el revisionismo resulta imprescindible para vencer las fuerzas imperialistas y socialimperialistas. Renunciar a esa lid significaría abandonar la defensa del marxismo-leninismo, debilitar el partido de la clase obrera e impedir que ésta cuente con una vanguardia fogueada y diestra, dispuesta en todo momento a impartir las orientaciones salvadoras para destruir a un enemigo mortal, ventajoso y cruel.

Hoy como ayer el revisionismo es una contracorriente internacional; salvo que ahora se halla más extendido y su meca se encuentra en Moscú, la antigua capital revolucionaria. Romperle el espinazo resultará más difícil que en el pasado por el soporte que le proporciona la Unión Soviética y demás repúblicas satélites de ésta. Mas se halla irremisiblemente condenado. El revisionismo convirtió a la patria de Lenin y Stalin en un país socialimperialista voraz, regido, como cualquier imperialismo, por las mismas normas ciegas expansionistas de explotación y dominación del mundo. Pero, también como a aquél, lo dotó de un cuerpo colosal sobre unos pies de barro y lo predestinó al fracaso. Por mares y territorios de los cinco continentes se ven las tropas soviéticas, o sus armamentos en manos mercenarias, amedrentando a los pueblos, disputando la hegemonía al imperialismo norteamericano y amenazando la paz mundial. De desatar la tercera guerra general sólo encontrará sosiego en la tumba. Si no lo hace, de todos modos el alud tumultuario de miles de millones de pobladores del planeta le caerá encima y tarde que temprano las baterías del Aurora volverán a escucharse en Leningrado.

* * *

A pesar del tiempo y la distancia, para Colombia guardan plena vitalidad los principios tras lo cuales se atrevieron los tenaces bolcheviques de Rusia a concitar el odio de la reacción en el amanecer del siglo XX. Somos una nación pequeña y subdesarrollada, sometida a la égida neocolonial del imperialismo norteamericano, pero integramos el más gigantesco frente de lucha jamás conocido, pues nuestros intereses se confunden con los de los pueblos aplastantemente mayoritarios que en todas las latitudes pugnan por lograr su independencia y soberanía, y junto a ellos peleamos en la primera trinchera antiimperialista.

Debido al hecho de estar dirigida por el proletariado y contra el imperialismo, nuestra revolución, aunque sea actualmente de esencia democrática, no sólo contribuye al buen suceso de la revolución socialista mundial, sino que en lo interno culminará inevitablemente en el socialismo. La clase obrera colombiana, mediante prolongadas y cruentas confrontaciones con los opresores tradicionales, viene forjando su partido y preparándose para desempeñar dignamente el puesto de comando de la revolución. Ha obtenido notables avances en el empeño de arrancarles la careta al oportunismo y al revisionismo y de expulsarlos de sus filas. Estimulando y solidarizándose con la brega heroica de los campesinos en procura de la tierra y la libertad, y propiciando las acciones del resto de sectores democráticos, el proletariado de Colombia desarrolla la alianza obrero-campesina y alienta un formidable movimiento que unirá al pueblo bajo las banderas de la liberación nacional. Comprende que la más apremiante necesidad es obtener el derecho a forjar el destino de la nación sin intromisión ajena, como la más excluyente condición para arribar a la sociedad socialista, fin superior de todos sus desvelos. Por eso combate sin tregua ni descanso hasta pulverizar el yugo colonialista de los Estados Unidos, y jura que preservará a cualquier precio la soberanía alcanzada, frente al socialimperialismo y demás filibusteros internacionales. Sus luchas y proclamas encontrarán amplia resonancia en Latinoamérica y su victoria aumentará la gloria del Octubre de 1917.


---------------------------------------------------------------------

(1) Tomado de Resistencia Civil. Bogotá: Ediciones Tribuna Roja, 1995.

* Artículo publicado en Tribuna Roja No. 30, de la segunda quincena de noviembre de 1977.