Inicio
 

 Conocido el resultado de las elecciones para la presidencia de la República en la primera vuelta en Colombia, una vez más ganó la abstención, en esta ocasión con un alto porcentaje (60%); una cifra cercana a 20 millones de personas no concurrieron a las votaciones, sólo lo hicieron un poco más de 13 de un potencial de 33 millones.

Las informaciones de prensa señalan que en la costa Atlántica las poblaciones de Barú, Taganga y Pasacaballos, ubicados en territorio de Cartagena y Santa Marta, en lugar de presentarse a los puestos de votación, se manifestaron en contra denunciando graves problemas de abastecimiento de agua y de servicios básicos.

Las campañas del candidato presidente Juan Manuel Santos y de Oscar Iván Zuluaga, la "izquierda reformista", la prensa y la institucionalidad, buscaron por todos los medios convencer a la gente para que salieran a votar en defensa de "la democracia", o por lo menos votar en blanco; pero no consiguieron movilizar al electorado.

En Colombia, a semejanza de otras naciones, la población requiere el fortalecimiento de la organizaciones con mira a construir un nuevo modelo de desarrollo, con base a los obreros, los campesinos, los sectores populares y productivos, sin dependencia de la oligarquía interna y externa, que se encuentran en un alto grado de descomposición y rebatiña.